Fundación Picarral

El presidente del Grupo Parlamentario Socialista y secretario general del PSOE en Aragón, Javier Lambán, acompañado del portavoz, Javier Sada y la diputada Mariví Broto, portavoz en la Comisión de Servicios Sociales, visita varios de los centros de empleo que gestiona la Fundación Picarral, dando cobertura a un centenar de personas, muchas de los cuales presentan discapacidad intelectual, enfermedades mentales o situaciones de riesgo de exclusión social.

 

Para Lambán, estas empresas suponen uno de los mejores ejemplos de la capacidad empresarial y laboral de esta Comunidad, “demostrando que la rentabilidad social es superable al rédito económico”. Para el dirigente socialista, “en estos tiempos en que desayunamos diariamente con casos de corrupción y mala praxis financiera, económica y política, estos ejemplos nos sitúan en la senda correcta, en la confianza de que hay otra forma de hacer las cosas, siendo solventes en la solidaridad”.

 

“Es muy alentador comprobar que en la sociedad española y en la aragonesa, en particular, existen reductos donde las virtudes cívicas se despliegan con gran magnificencia y hoy venimos a ver su trabajo, aunque ya lo conocemos, y a darles las gracias y todo nuestro apoyo”, ha señalado el dirigente socialista, quien además ha opinado que en los últimos años este tipo de esfuerzos de la sociedad no cuentan con el apoyo suficiente de la Administración. Sin embargo, ha concluido, “hoy no vengo a criticar al Gobierno de Rudi, sino a reconocer el trabajo de esta gente y, en definitiva, a aprender”.

 

Por su parte, Teresa Soro, responsable de la Fundación desde 1992, ha advertido que a esta fundación, que forma parte de cuatro empresas con unos 130 trabajadores, la crisis no les ha afectado, “así que no lo haremos tan mal. Seguimos creciendo e invirtiendo”.

 

La primera de las visitas de la comitiva parlamentaria socialista es ARAPACK, un Centro Especial de Empleo creado en 1999. Procede de una antigua empresa que cerró y que adquirió la Fundación Picarral. En su origen tenía cinco empleados y actualmente están integrados en ella más de 40 trabajadores. Su actividad es la comercialización y distribución de materiales de embalaje.

 

En una nave contigua, se encuentra MAPISER, una empresa de Inserción. Nació en 1997, con ayuda del Programa Europeo Horizon para creación de empleo de autónomos. Comenzó su andadura con seis trabajadores y se dedican a manipulados industriales y transportes diversos, así como embalajes para servicios especiales.

 

CESERPI es un Centro Especial de Empleo, creado en 1998. Su trabajo consiste en manipulados industriales, jardinería y limpieza de exteriores. Comparten local con SERPI que es un Centro Formativo para jóvenes.

 

Además, la Fundación cuenta con ANOBIUM, un Centro Especial de Empleo dedicado fundamentalmente a las nuevas tecnologías.  Comenzó hace ocho años y en ella trabajan unas 25 personas.

 

Otra línea de actuación es la Escuela de Hostelería, TOPI, que abrió sus puertas en 1989, por lo que en febrero celebraron el 25º aniversario.  En ella se realizan estudios específicos de cocinero y camarero. Cincuenta alumnos reciben formación durante dos cursos.

 

Todos estos centros especiales de empleo, empresas de inserción y escuelas de formación han sido gestadas bajo la tutela de Teresa Soro, gerente de la Fundación hasta hace un mes, que comenzó a trabajar con la Asociación de Vecinos El Picarral en 1986, creándose la Fundación en 1992.

 

La Fundación cuenta con 32 trabajadores, atiende directamente a 120 y hace seguimiento sociolaboral a otras 135. Las empresas participadas cuentan con un 89% de inserción.

 

Desde septiembre, ha asumido la gerencia de la Fundación, Alfonso Dolset (también director del Topi). En el equipo también se integran el gerente de las empresas, Roberto Oyaga y el responsable de Anobium, Emilio Ruiz.

 

Read More